Walking in Burano - Reseña y opinión del juego de mesa
2264
post-template-default,single,single-post,postid-2264,single-format-standard,bridge-core-1.0.7,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-theme-ver-18.2.1,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.5,vc_responsive

Walking in Burano – Reseña y opinión del juego de mesa

Reseña de Walking in Burano, un juego de mesa que nos lleva a Burano, una pintoresca isla a no muchos kilómetros de la bonita Venecia donde acuden numerosos turistas atraídos por los llamativos colores de sus fachadas. Con el paso del tiempo los edificios han perdido color y tendremos que trabajar para devolver a Burano su colorido atractivo.

CÓMO SE JUEGA A WALKING IN BURANO

En el centro de la mesa se colocarán tres mazos de cartas de piso y se revelarán de cada uno tantas cartas como se indiquen según nº de jugadores:

– 5 cartas para 4 jugadores

– 4 cartas para 3 jugadores

– 3 cartas para 2 jugadores

Cada jugador, en su turno, llevará a cabo una de las siguientes acciones:

– Adquirir tres cartas de piso

– Adquirir dos cartas de piso y una moneda

– Adquirir una carta de piso y dos monedas

Para coger las cartas del centro de la mesa solo podremos hacerlo de una de las columnas disponibles y siguiendo un orden, es decir, empezando por abajo o por arriba de la columna.

Seguidamente, el jugador podrá colocar hasta tres cartas de su mano teniendo en cuenta que la primera le costará una moneda y las sucesivas dos monedas cada una. Existen diferentes reglas de construcción a la hora de colocar las cartas:

– Para construir un 2º o 3er piso es necesario que exista una carta de piso o de andamio en los pisos inferiores.

– Todas las cartas tienen que ponerse adyacentes ortogonalmente a cartas colocadas previamente.

Además, existen una serie de reglas, las directrices reguladoras, que tiene menos fuerza que las anteriores, ya que los jugadores no estarán obligados a cumplirlas, pero los jugadores perderán fichas de infracción si esto ocurre.

– Las casas adyacentes nunca podrán ser de colores idénticos.

– Todas las cartas de piso de una casa deben tener el mismo color.

Si durante nuestro turno incumplimos más de una de estas reglas al colocar una carta solo perderemos una ficha de infracción, independientemente de las directrices que estemos saltándonos.

Cuando termina un turno, las casas que hayan sido completadas recibirán la visita de un turista o de un residente. El jugador seleccionará una carta de personaje que tendrá que colocar bajo la casa que ha completado, de manera que otorgará puntos al final de la partida, por ejemplo:

– La chica turista otorga 3 puntos por cada gato en la casa visitada.

– El alcalde proporcionará 1 punto por cada peatón que exista en la fila de cartas de 1er piso

– …..

No se podrán tener, al terminar el turno, más de 3 cartas o de seis monedas, por lo que el jugador tendrá que descartarse de los excesos.

Para comenzar la siguiente ronda se repone la reserva de cartas de piso, desplazando las cartas hacia la derecha (alejándolas del mazo) y reponiendo los huecos que han quedado libres.

La partida continua hasta que uno de los jugadores consigue completar CINCO casas, en ese momento la partida finaliza y se hará el recuento de puntos de la siguiente forma:

– Puntos según los personajes que visiten las casas.

– Puntos por las tiendas construidas.

– Puntos por las fichas de infracción que hayamos conseguido mantener.

– Penalización por ventanas cerradas en las casas, el jugador que más tenga perderá tantos puntos como ventanas cerradas haya en su área de casas.

El jugador con más puntos será el ganador.

OPINIÓN DE WALKING IN BURANO

Walking in Burano es un juego de mesa de colocación de cartas en el que será importante combinar bien las diferentes cartas de piso para conseguir los mejores combos posibles. A pesar de su sencillez tiene cierta capacidad estratégica ya que tendremos que saber elegir bien cuantas cartas/monedas coger ya que al final de nuestro turno tendremos que descartarnos de los excesos pudiendo perder algunas que teníamos planeado usar en construcciones futuras. Divertido y colorido, las ilustraciones y colores de las cartas hacen de cada partida un regalo visual. Además, existe una versión en solitario que permite disfrutar de Burano cuando no hay otros jugadores disponibles. Esperamos que os haya gustado ésta reseña de Walking in Burano.

 

Walking in Burano (2018)
– Autor: Wei-Min Ling
– Ilustración: Maisherly
– Número de jugadores: 1-4 jugadores
– Duración de la partida: 20-40 min
– Edad mínima: 10+
– Editorial: Tranjis Games