Shadows in Kyoto - Reseña del juego de mesa
1922
post-template-default,single,single-post,postid-1922,single-format-standard,bridge-core-1.0.7,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-theme-ver-18.2.1,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.5,vc_responsive

Shadows in Kyoto – Reseña del juego de mesa

Reseña de Shadows in Kyoto, un juego de mesa en el que la llegada al poder del Emperador Meiji marcó el final del periodo Edo cuando el Shogunato ostentaba el poder en todo Japón. Cerca Hanamikoji, una de las calles más famosas de Kyoto, los Oniwaban continúan trabajando como espías secretos del shogunato, con el fin de conseguir información valiosa y poder acabar con el gobierno de Meiji. En este juego nosotros decidiremos el desenlace del conflicto entre los Oniwaban y los miembros del gobierno de Meiji.

CÓMO SE JUEGA A SHADOWS IN KYOTO

Cada uno de los jugadores tomará las cartas de su color, formando un mazo de veinticinco cartas de localización y otro mazo de ocho cartas de táctica. A continuación, cogerá cuatro cartas del primer mazo y dos del segundo para formar su mano.

En el tablero central los jugadores colocarán en las casillas iniciales, cada uno en su lado, sus seis peones correspondientes. Los números de estos peones serán secretos para el oponente, por lo que tendrán que orientarse hacia el propietario.

En turnos alternos se llevarán a cabo los siguientes pasos:

1. Poner en juego una carta:

– Si es una carta de localización, podremos mover nuestro peón a un espacio que sea del mismo color que la carta que hemos jugado, teniendo en cuenta que solo se puede avanzar una casilla, bien sea en línea recta o diagonal pero nunca hacia atrás y que solo podrá haber un agente por casilla.

A los espacios neutros y a las sedes centrales (cada jugador a las suyas) se podrá llegar utilizando cartas de cualquier color.

– Si es una carta de táctica, podremos llevar a cabo acciones especiales como intercambiar dos peones, mover un peón horizontalmente a cualquier casilla, hacia atrás en línea recta o en diagonal, etc…

* Las cartas jugadas irán a una pila de descarte.

2. Coger cartas de cualquiera de los mazos hasta tener seis cartas en la mano.

A lo largo de la partida pueden surgir conflictos cuando un agente entra en un espacio ocupado por un agente del oponente, resolviéndose de la siguiente forma:

– El atacante revelará la identidad del peón rival.

– A continuación, contrasta el valor de ambos agentes, en secreto:

Si el valor del atacante es ≥ que el defensor, el atacante captura al defensor en su área.

Si el valor del atacante es ≤ que el defensor, éste permanece en su lugar y el atacante vuelve a su localización.

La partida termina en el momento que se cumpla uno de los siguientes requisitos:

– Un jugador consigue capturar dos agentes rivales con información real (números con punto rojo), ganando la partida.

– Un jugador consigue capturar tres agentes rivales con información falsa (números sin punto rojo), perdiendo la partida.

– Un jugador consigue llevar a uno de sus agentes con información real a la fila inicial de su oponente, ganando la partida.

Existen cartas de carisma/equipo y unas reglas avanzadas que hacen que el juego sea muy rejugable.

APUNTES FINALES DE SHADOWS IN KYOTO

Shadows in Kyoto es un juego de mesa que nos recuerda al clásico Stratego, con información oculta y en el que tendremos que ser pícaros para crear confusión a nuestro oponente. El faroleo está muy presente y será clave leer el pensamiento de el otro jugador, analizando sus movimientos. Además, la óptima utilización de las cartas de táctica nos dará ciertas ventajas. Sin duda, estamos ante curioso juego exclusivo de 2 jugadores en el que podremos cambiar la historia de Japón. Esperamos que os haya gustado ésta reseña de Shadows in Kyoto.

 

Shadows in Kyoto (2017)
– Autor: Wei-Min Ling
– Ilustración: Maisherly
– Número de jugadores: 2 jugadores
– Duración de la partida: 15-30 min
– Edad mínima: 10+
– Editorial: 2 Tomatoes Games