Sagrada - Reseña del juego de mesa
2210
post-template-default,single,single-post,postid-2210,single-format-standard,bridge-core-1.0.7,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-theme-ver-18.2.1,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.5,vc_responsive

Sagrada – Reseña del juego de mesa

Reseña de Sagrada, un juego de mesa abstracto y muy visual. Cuando los rayos del sol se filtran por los vitrales de la Sagrada Familia es posible observar un fantástico fenómeno en el que el arte se hace color, llenando el interior de vida. En este juego competiremos por ser el artista capaz de crear la vidriera más bonita que vista los muros de este grandioso templo.

CÓMO SE JUEGA A SAGRADA

Para empezar a jugar colocaremos en la mesa, al alcance de todos los jugadores, tres cartas de objetivo común, tres cartas de herramienta y el tablero de marcador de ronda.

Cada uno de los jugadores recibirá dos cartas de patrón (impresas por ambos lados) y elegirá uno de los cuatro patrones disponibles. A continuación, introducirá la carta dentro de su tablero de marco de vitral y cogerá una carta de objetivo privado.

El juego se sucede en diez rondas en las que los jugadores, por turnos, van a extraer y lanzar un determinado número de dados de la bolsa:

– 5 dados para partidas de 2 jugadores.

– 7 dados para partidas de 3 jugadores.

– 9 dados para partidas de 4 jugadores.

Empezando por el jugador inicial, se llevarán a cabo estas acciones:

1. Seleccionar un dado disponible y colocarlo sobre el vitral, teniendo en cuenta las siguientes normas de colocación de dados:

– El primer dado del vitral debe colocarse en la casilla de uno de los lados o de una esquina.

– El resto de los dados deben colocarse adyacentes, diagonal u ortogonalmente, a dados previamente colocados.

– El dado añadido tiene que cumplir la restricción indicada en la casilla sobre la que se va a colocar, bien sea de color o de valor. Las casillas en blanco están exentas de restricciones.

– En ningún caso podrán ponerse dados adyacentes de manera ortogonal que tengan el mismo color o valor.

2. Utilizar las cartas de herramienta aportando fichas de donativo para obtener habilidades especiales.

Estas acciones son opcionales, los jugadores pueden decidir hacer una, las dos o ninguna.

Cuando los jugadores han repetido su turno dos veces se coloca un dado sobre el marcador de ronda, cubriendo el número de ronda que se acaba de completar y se pasa la bolsa de dados al siguiente jugador.

Una vez completada la ronda número diez, la partida termina y se lleva a cabo la puntuación final:

– Puntos por objetivo público completado.

– Puntos por objetivo privado completado.

– 1 punto por cada ficha de donativo en el área de juego del jugador.

– – 1 punto por cada casilla vacía del vitral.

El jugador con mayor número de puntos será el ganador.

APUNTES FINALES DE SAGRADA

Sagrada es un juego de mesa abstracto que disfrutamos enormemente. Con una reglas sencillas y un enfoque familiar, consigue atraparnos en cada partida. Nos estrujaremos el cerebro para ir colocando esos dados tan molones y hacer la mejor combinación posible, como si fuese todo un rompecabezas. Además, cuenta con gran rejugabilidad gracias a los vitrales con diferentes niveles de dificultad y la variedad de objetivos. Esperamos que os haya gustado ésta reseña de Sagrada.

 

Sagrada (2017)
– Autor: Adrian Adamescu y Daryl Andrews
– Ilustración: Adrian Adamescu, Daryl Andrew’s y Peter Wocken
– Número de jugadores: 1-4 jugadores
– Duración de la partida: 30-45 min
– Edad mínima: 14+
– Editorial: Devir