Montmartre - Reseña del juego de mesa
1254
post-template-default,single,single-post,postid-1254,single-format-standard,bridge-core-1.0.7,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-theme-ver-18.2.1,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.5,vc_responsive

Montmartre – Reseña del juego de mesa

¿Os gusta la pintura? Pues hoy vamos a realizar una reseña de Montmartre, un juego de mesa basado en el famoso “Le Bateau-Lavoir”, un lugar en el que se reunen pintores y diferentes artistas que quieren vender sus mejoras obras en un mercado en plena calle. Pero todos esperan que Ambroise Vollard les pueda conseguir un comprador que les ayude a conquistar la fama.

CÓMO SE JUEGA A MONTMARTRE

Una partida a Montmartre se desarrolla por turnos y en el turno de cada uno de los jugadores debemos elegir entre dos opciones:

Opción A: Pintar. Debemos realizar los siguientes pasos:

– Paso 1: Pintar (obligatorio). Debemos colocar en nuestro taller (zona de la mesa que tenemos delante de nosotros) una carta de nuestra mano de cualquiera de los valores o dos cartas que sumados sus valores, no sea más de cinco.

– Paso 2: Vender en el mercado (opcional). Podemos también vender una o más cartas en el mercado. Para ello, deberemos descartar una o más cartas (del mismo estilo) y obtendremos un franco por cada una de las cartas vendidas/descartadas. Tenemos que tener en cuenta que al final del turno sólo podremos tener un máximo de seis cartas de pintura en nuestro taller.

– Paso 3: Coger cartas (obligatorio). Deberemos coger cartas de una sola pila hasta completar nuestra mano con 4 cartas

Opción B: Vender. Debemos realizar los siguientes pasos:

– Paso 1: Vender a un coleccionista (obligatorio). Podremos vender a uno de los coleccionistas si cumplimos una serie de condiciones. Ambroise Vollard no se puede encontrar junto al coleccionista al que queremos vender. Y por otro lado, tenemos que ser el jugador que más cartas de pintura tiene del coleccionista al que venderemos, o bien tener la carta de pintura más alta de ese coleccionista. Si cumplimos con estas condiciones, tendremos que mover a Ambroise Vollard junto a otro de los coleccionistas, a continuación descartar la pintura de mayor valor que tengamos del coleccionista al que se ha movido Ambroise, y por último tomar la  carta que se encuentre en la parte superior de ese coleccionista.

– Paso 2: Dibujar para uno de los periódicos (opcional). Durante la partida podremos conseguir uno de los contratos que estarán sobre la mesa. Para cada uno de ellos habrá unas condiciones (tener dos o más cartas de coleccionistas diferentes)

La partida finalizará en el momento en que dos de las pilas de los coleccionistas se queden sin cartas, o bien cuando uno de los jugadores consiga 15 francos (sin tener en cuenta las cartas de coleccionista). Todos los jugadores jugarán los mismos turnos y se sumarán los puntos de las cartas de coleccionista, de las cartas de contrato y de los francos.

APUNTES FINALES DE MONTMARTRE

Montmartre es un juego de mesa con unas reglas sencillas y partidas de duración reducida, lo que puede fomentar las revanchas. Es un juego que a partir de tres jugadores mejora debido a la interacción con los coleccionistas y las mayorías. Sobre todo nos ha gustado la mecánica de las ventas, ya que es importante decidir el momento para realizar cada una de las ventas, reflexionando sobre si es demasiado pronto o demasiado tarde. Esperamos que os haya gustado ésta reseña de Montmartre, un elegante juego de mesa con unas ilustraciones preciosas. Esperamos que os haya gustado ésta reseña de Montmartre.

 

Montmartre (2019)
– Autor: Florian Sirieix
– Ilustración: Jeanne Landart
– Número de jugadores: 2-5 jugadores
– Duración de la partida: 20-30 min
– Edad mínima: 8+
– Editorial: BLAM