Copenhagen - Reseña del juego de mesa
1524
post-template-default,single,single-post,postid-1524,single-format-standard,bridge-core-1.0.7,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-theme-ver-18.2.1,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.5,vc_responsive

Copenhagen – Reseña del juego de mesa

En ésta reseña de Copenhagen estamos ante un juego de mesa en el que «El Nyhavn» o más conocido como “puerto nuevo” fue, durante el siglo XVII y comienzos de XVIII, la puerta de entrada para marineros y comerciantes a la ciudad de Copenhaguen. Con llamativas y coloridas fachadas se convirtió en el paseo marítimo y de ocio de la época.

En Copenhagen construiremos fachadas de los edificios del puerto de la capital de Dinamarca sin romper con los estándares de las casa de la zona.

CÓMO SE JUEGA A COPENHAGEN

Para preparar la partida pondremos sobre la mesa el tablero de puntuación y el puerto, sobre el que se colocará el mazo de cartas de fachada. Las fichas de habilidad y las losetas de fachada se dejan al alcance de todos los jugadores a los que se les reparte un tablero de casa y un número de cartas que variará según el número de jugadores.

En el turno de cada jugador se podrá realizar una de las siguientes acciones:

1. Robar dos cartas del puerto, siempre que se encuentren adyacentes entre sí. Podremos tener hasta un máximo de 7 cartas en la mano, de manera que si tras robar superamos el límite, tendremos que descartarnos hasta tener 7.

El puerto se repone con cartas del mazo inmediatamente después de haber robado.

2.  Construir fachada:

– Para conseguir losetas intercambiaremos tantas cartas de fachada como el tamaño de la loseta que hayamos elegido, deben coincidir también en color.

* Si vamos a colocar la loseta escogida adyacente a una loseta del mismo color  colocada previamente en nuestro tablero, podremos utilizar una carta menos.

– La loseta que hemos adquirido tendremos que colocarla de manera inmediata en nuestro tablero de casa, siguiendo unas reglas básicas de construcción:

– Podrán girarse o voltearse.

– Deben colocarse siempre de manera que estén apoyadas encima de otra, al menos por uno de sus módulos.

Cuando al colocar una loseta sobre el tablero de casa cubrimos un blasón o completamos una fila con blasón, podremos elegir una de las acciones especiales que hay disponibles:

– Coger una loseta blanca de 1×1 y añadirla inmediatamente a nuestro tablero. Si al colocarla tapamos un blasón o completamos una fila con blasón volveremos a realizar una acción especial.

– Elegir una ficha de habilidad que añadiremos a nuestra zona de juego, y que podremos usar en el momento que estimemos oportuno, quedando éstas inactivas. Solo podremos tener una ficha de habilidad de cada tipo.

– Activar las fichas de habilidad que tengamos inactivas en nuestra zona de juego.

Cuando completemos una fila o columna avanzaremos en el marcador de puntuación tantos puntos como se indiquen. Además, las filas o columnas que contengan ventanas en todas sus casillas puntuarán el doble.

– Fila: 1 punto.

– Fila con ventanas: 2 puntos.

–  Columna: 2 puntos.

–  Columna con ventanas: 4 puntos.

La partida finaliza cuando uno de los jugadores consigue tener doce puntos (o más) o si se revela, en el mazo de cartas de fachada, la carta de “final de partida”.

APUNTES FINALES DE COPENHAGEN

Copenhagen es un juego familiar de reglas sencillas en el que se mezclan las mecánicas de colocación de losetas y de gestión de cartas. A lo largo de las partidas deberemos ir priorizando/eligiendo entre las diferentes cartas y losetas para optimizar al máximo nuestra cuadrícula . Muy llamativo a la vista, divertido y apto para jugones y no tan jugones , con partidas ligeras y muy entretenidas. Esperamos que os haya gustado ésta reseña de Copenhagen.

 

Copenhaguen (2019)
– Autor: Asger Harding Granerud y Daniel Skjord Pedersen
– Ilustración: Markus Erdt
– Número de jugadores: 2-4 jugadores
– Duración de la partida: 20-40 min
– Edad mínima: 8+
– Editorial: Devir