¡A Todo Tren! - Reseña del juego de mesa
1596
post-template-default,single,single-post,postid-1596,single-format-standard,bridge-core-1.0.7,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-theme-ver-18.2.1,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.5,vc_responsive

¡A Todo Tren! – Reseña del juego de mesa

Nos embarcamos en la reseña de ¡A Todo Tren!, un juego de mesa donde los habitantes de la Isla reclaman un gran número de recursos. Los operarios de los ferrocarriles tendrán que combinar los vagones de manera que sean capaces de cargar la mercancía necesaria para completar los envíos en el menor tiempo posible y, mantener así, la satisfacción de los habitantes.

CÓMO SE JUEGA A ¡A TODO TREN!

Para empezar a jugar construiremos la isla colocando las 6 cartas de contrato sobre la mesa.

Cada jugador recibirá cinco cartas del mazo y una carta de locomotora básica, construyendo su mano (en partidas de menos de 4 jugadores mezclaremos las locomotoras sobrantes con el resto de cartas del mazo).

Durante el turno de cada jugador se podrán llevar a cabo 2 de las siguientes acciones, siendo posible repetirlas:

1. Robar, el jugador tomará una carta del mazo y la añadirá inmediatamente a su mano.

2. Desplegar, añadir una carta de la mano a la zona de juego para construir o aumentar un tren, para ello se descartarán tantas cartas como indique el coste de la carta que vamos a colocar.

No será posible desplegar un vagón si la locomotora tiene una potencia inferior a la suma total del peso de sus vagones.

3. Cargar, añadiremos mercancías a los vagones propios o de otro jugador que reclame ese tipo de mercancía, si cargamos uno de los vagones de un oponente recibiremos el beneficio que esa carta indique.

4. Entregar, llevaremos mercancías de nuestro tren hasta la isla para completar contratos de recursos demandados.

Podremos descartarnos de cartas de mercancía y robar dos cartas por cada carta descartada.

* Recordaros que en este juego las cartas son polivalentes y podrán usarse como medio de pago, parte de los componentes del tren o como mercancía

La partida termina cuando se han agotado todas las cartas del mazo de robo o cuando se hayan completado un número determinado de contratos que dependerá del número de jugadores.

En este momento se llevará a cabo el recuento de los puntos de las cartas de tren, los contratos que se hayan completado, las mercancías en el tren y los edificios construidos.

APUNTES FINALES DE ¡A TODO TREN!

¡A Todo Tren! es un gran juego escondido dentro de una cajita de pequeño tamaño en el que las decisiones son cruciales. Las cartas con diferentes funciones dan un toque original, además, tendremos la opción de poder cargar los vagones de otros jugadores o los propios…. ¿qué será mejor? Ideal para dos jugadores. Esperamos que os haya gustado ésta reseña de ¡A Todo Tren!

 

¡A Todo Tren! (2014)
– Autor: Seth Jaffee y Dan Keltner
– Ilustración: Daniel Guidera y Christopher Kirkman
– Número de jugadores: 2-4 jugadores
– Duración de la partida: 45 min
– Edad mínima: 13+
– Editorial: Looping Games